Facebook
Ir a la página de Turismo de Laxe

Itinerarios

Cogeremos el autocar en la Praza de Ramón Juega, en la villa de Laxe, para dirigirnos hacia Traba por la AC-433. Pasado el km 5 y ya cen una magnífica panorámica del valle de Traba, enconntraremos a la izquierda la iglesia de San Simón de Nande. Mismo al lado de ella arranca una carretera local que sube al lugar de Aprazaduiro, seguimos a la derecha hacia Rens y, ya en el final de la parroquia de Nande, al lugar de la Biqueira.


PARADA 1: TORRE DA MOA

Para acceder a la Torre da Moa vamos a partir del lugar de la Biqueira, al este de la Torre da Moa, pero hay otros dos accesos posibles de tiempo y dificultad semejantes:

Desde el lugar de la PASARELA: Para llegar a la Pasarela de la parroquia de Calo (Vimianzo), seguimos la carretera AC-433 de Laxe-Traba-Ponte do Porto pasado el km 11, a la izquierda y a menos de 1 km, está este lugar situado al sur de la Torre da Moa. Desde aquí y seguido hacia el norte por una pista de tierra durante 2 km nos cruzaremos con la pista que viene de la Biqueira. A partir de aquí el camino es el mismo. Esta ruta es más sombreada y pasa cerca de las polémicas canteras de la Pasarela que a punto estuvieron de estropear este singular paraje.

Desde el lugar da COSTA: este lugar, de la misma parroquia de Traba y al norte de la Torre da Moa, se encuentra pasado el km 7 de la carretera que viene de Laxe, donde vendrá en costa hacia el ó sur. Tiene magníficas vistas sobre el valle. Para acceder a la Torre da Moa se parte de un camino que comienza por la izquierda (frente a la casa de Caamaño), siguiendolo durante 2 km llegamos a la base de la Torre y a la confluencia con los otros dos accesos. Es lo más fácil.

Desde el lugar de la BIQUEIRA: una pista de tierra trazada de nuevo se diríge a través del macizo granítico hacia el NO, a los 2 km, ya en los límites de Traba, confluye con la que viene de la Pasarela y, un poco más adelante, encontramos un camino que, por la izquierda, nos lleva a la cara sur de la Torre da Moa. Llegados a la aba de la misma viene el tramo de mayor dificultad, hay que trepar de roca en roca para subir encima de la Pedra da Moa: un enorme bloque que, efectivamente, desde lejos recuerda a rueda de un molino. El esfuerzo pagó la pena: desde su cumbre se abre ante nosotros una magnífica panorámica del Val de Traba, con la laguna brillando en el centro y el inmenso mar al fondo; si volvemos la vista hacia el sur vemos de cerca el Pinchón das Gallas (273 m) y, más a lo lejos, las tierras del valle de Soneira. Sin dúbida este es el mejor mirador de la parroquia.

Nos detenemos en la observación de las rocas veremos pías de variadas formas. En la parte este hay una pequeña terraza que pudo ser modelada artificialmente, por lo que se supone que habría alguna construcción fortificada en la época medieval; llama la atención la cantidad de trozos de teja que hay entre y debajo de las rocas.

Para volver a la pista podemos utilizar el mismo camino o bajar por el noreste siguiendo un camino estrecho que se mete en las cuevas que se forman entre las rocas. Inesquecible para los más pequeños y aventura prohibida para los más gordos.


PARADA 2: IGLESIA DE SANTIAGO DE TRABA

Iglesia de Santiago de Traba

Retomada la pista descendemos hacia el norte y a los 2 km encontramos la carretera de Laxe a Ponte do Porto, en el lugar da Costa. Nos metemos hacia el valle por el lugar de las Melgueiras y pronto vemos la iglesia parroquial en el centro de la llanura, como queriendo mantener una equidistancia entre las diferentes aldeas que constituyen la parroquia.

Segundo Lema Suárez, a pesar de su aparente forma de cruz latina, su planta es de salón constituída por una ábsida rectangular y una nave de la misma forma. Posteriormente, le añadieron dos capillas laterales y sancristía. El presbiterio se cubre con una bóveda de canón algo apuntada, reforzada por un arco faixón que apoya sobre los muros en lugar de hacerlo sobre las semicolumnas pegadas a los muros. Los capiteis de las semicolumnas se decoran con dos hojas superpuestas en las esquinas con las puntas enrolladas. En la parte exterior de la ábsida vemos en el testero una pequeña ventana seteira con arco de medio punto del más puro estilo románico; y en los laterales los canzorros que aguantan del beirado del tejado. Pegada al muro norte de la ábsida está la sancristía.

La nave, de forma rectangular consigue mayor altura con el presbiterio, antiguamente cubierta con una armadura de madera, substituída posteriormente por una bóveda de ladrillo y cemento.

En el primer tramo de la nave se abren dos capillas. Al norte de la Virxe dos Milagres, del primer tercio del século XX, es al sur la del Rosario, del século XVII. En la parte norte del tramo central se abre una puerta lateral de forma románica.

Todos los elementos románicos que conserva esta iglesia se podrían datar sobre el primer tercio del século XIII, en base a su estructura, a la decoración de los capiteis, por la bóveda del presbiterio y por la forma de los arcos faixón y triunfal, algo apuntados.

De los elementos añadidos más tarde podemos salientar: su fachada-retablo, barroca de principios del século XVII, en la que se aprovecharon elementos de una anterior de estilo renacentista. Toda ella enmarcada por un arco de medio punto y dividida en tres canales. La central, formada por la puerta de dos hurmas: la de Santiago y la de Inmaculada, acabando con relevo del Pai Eterno.

En los canales laterales hay dos hurmas superpostas, situadas entre columnas salomónicas. A la izquierda están las imagenes de Adán y San Pedro, y a la derecha las de Eva y San Francisco.

Se cubre todo el conjunto con una sencilla espadana construída a finales del século XIX.


PARADA 3: LAGUNA DE TRABA

Laguna de Traba

Si seguimos la pista que pasa a la par de la iglesia, nos acercamos al lugar de Mórdomo. Dejaremos a la izquierda un viejo molino y atravesaremos varios canales que desembocan en la laguna. En Mórdomo cogemos a la derecha un camino que bordea la laguna por su cara norte. A la salida de este lugar nos fijaremos en el figueiral de Mórdomo, cantado por la voz poderosa de Pondal:

Cando te vexo me acordo
de quen non poido olvidar,
ouh, figueiredo de Mórdomo,
de Mórdomo, ouh figueiral:
a túa garrida sombra,
aló no medio do vran,
vista de lonxe, parece
que dá frescura e solás.

Ya en el borde de la laguna es interesante pararse a leer el panel explicativo, alguna de las especies dibujadas son fáciles de ver a poco que uno se fije. Unos prismáticos facilitarán la observación.

Circundando al sur de la laguna, más allá del tupido carrizal, se extiende una zona de prados mojados que, en tiempos, debieron estar ocupados por las aguas. También se observa un incipiente bosque de ribera.

En el extremo norleste de la laguna encontramos el canal de desagüe. Podemos seguirlo por la izquierda y, ya cerca de la desembocadura, la atravesaremos por una vieja ponte y nos acercamos a la playa para ver su desembocadura.

En los acantilados que hay al norte de la playa se identifica una rasa litoral a 10 m de altura de la línea de costa actual, prueba evidente de los movimientos en la vertical que experimentó esta costa a lo largo de los tiempos. Antes de llegar a la playa de Arnao damos la vuelta hacia el sur por el lugar de Boaño, el más próximo a la costa es durante mucho tiempo el más grande de Traba.

Finalizamos la excursión en la iglesia.


Turismo de Laxe © by Abertal